Los cabeceros acolchados son tendencia, y se adaptan a todos los estilos

cabeceros acolchados

¡Los cabeceros acolchados son tendencia, y no solo en habitaciones de estilo clásico! Y es que este tipo de cabezales resultan muy atractivos porque son tan cómodos como elegantes, pero además, se adaptan a dormitorios de todos los tipos, desde el más bohemio al rústico, pasando por el infantil.

Si estás buscando inspiración para incluir un cabecero acolchado en tu habitación, sigue leyendo.

Los cabeceros acolchados pueden estar tapizados con piel o con tela, pero se caracterizan por ser muy mullidos, con un aspecto redondeado y blandito. Una de las opciones más tradicionales son los cabeceros acolchados con capitoné (ese característico tapizado con remaches y un aspecto geométrico), pero también es posible encontrar el acolchado en franjas o cuadrados.

Las ventajas de este tipo de cabezales son muchas, pero la principal es su comodidad. Un cabecero mullido nos permite recostarnos confortablemente para leer o ver la tele, y amortigua cualquier tipo de golpe. Pero además, también cumplen una función térmica, al proteger la cama del frío que pueda irradiar la pared, dando al dormitorio un aspecto más cálido y acogedor.

Como decíamos, hoy en día es posible encontrar cabeceros acolchados en todos los colores, estampados y tejidos. Y para prueba, podemos ver lo bien que quedan en todo tipo de dormitorios.

Un cabecero acolchado de aspecto clásico

Cabecero acolchado clásico

Si te gusta el estilo vintage y/o palaciego, un cabecero de capitoné se vuelve imprescindible, aunque probablemente sea mejor que el efecto tapizado se amplíe a toda la estructura de la cama, y que esta apueste por líneas curvas, e incluya un marco rígido.

O en versión rejuvenecida

Cabecero acolchado turquesa

Aunque este tipo de cabecero acolchado no es exclusivo de ambientes clásicos; prueba con un diseño más sencillo y en colores inesperados como el verde turquesa para convertir cualquier cuarto en un rincón único. ¡Perfecto para habitaciones con un toque boho y juvenil!

Menos es más

Cabecero acolchado estilo industrial

Aunque por lo general, y llevados por el auge de lo escandinavo, triunfan los cabeceros acolchados en tonos neutros como el gris, y con formas simplificadas, como si en lugar de un cabecero tuviéramos un amplio cojín aplanado. Ese efecto “saco” lo hace perfecto también para atmósferas industriales, aunque le va bien a cualquier dormitorio contemporáneo.

Aunque también triunfan los XXL

Cabecero acolchado original

También se están viendo mucho los cabeceros XXL que van más allá del contorno de la cama, para ocupar toda una pared, ya sea a lo alto, o, como vemos en esta foto, a lo ancho. Una opción original, que llama aún más la atención cuando el acolchado viene panelado.

Una vuelta al encanto rústico

Cabecero acolchado rústico

En la otra punta del espectro estilístico encontraríamos esos cabeceros acolchados que apuestan por tejidos naturales como el algodón, colores suaves y estampados tradicionales, como los cuadros. ¡Perfecto para una casa en el campo!

Para la habitación infantil

cabecero infantil

En el dormitorio de los peques estos cabeceros tapizados se atreven con prints más llamativos y llenos de color, y una propuesta que nos encanta (ya sea para los niños o para los adultos) es que el acolchado sea estilo patchwork o almazuela, combinando retales con colores y estampados diferentes. Eso sí, la ropa de cama y demás textiles deben escogerse entonces en un único tono o el efecto puede ser algo agobiante.

Y tú ¿te has rendido ya a la moda de los cabeceros acolchados?

Fotos | Decoholic, Fiona Andrews Interiors Limited, Nuevo Estilo, Maisons du Monde, Flodeau, DIY Decor Mom y Deccoria

Add Your Comment

You must be logged in to post a comment.

Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal